Blog

Para las mujeres y las diosas que las habitan…

Porque no nos hace falta un día para ser, para existir,
para respetarnos y hacernos respetar,
para honrarnos y gritar a los cuatro vientos la suerte de ser mujer,
para demostrar nuestra fortaleza inquebrantable enhebrada a la magia y la sensibilidad,
para recibir el reconocimiento que nos debemos a nosotras mismas a cada paso,
para darlos aliento en cada lucha,
para ensalzar el poder de la feminidad,
para amarnos con la dignidad merecida,
para que nos amen con la dignidad merecida…
Porque somos mujeres siempre…

Porque la feminidad no sólo habita en un cuerpo de mujer.
Porque no sólo la feminidad nos hace ser el milagro que somos…
Porque sigo apostando por el yin-yang, por el equilibrio y la armonia en la fascinante polaridad que somos, porque sigo creyendo a fe ciega en la conexión y no en la separatividad, como seres completos, convocando la alquima de la sinergia que nos impulsa a ser la mejor versión de nosotros mismos, como seres humanos.
Porque deberíamos por empezar a venerarnos a diario… mujeres y hombres… desde el respeto, la ternura, la comprensión, la tolerancia, el amor…
Porque deberíamos aunar fuerzas, capacidades, dones, habilidades y esencias para vibrar, juntos, en frecuencias de luz… cada día…

Pero, mientras no sea así, con permiso… permitidme que aproveche la excusa de hoy, para saludar desde el alma a todas las presencias femeninas que os habitan y a todas las diosas que sois, y regalaros el enlace a esta hermosa canción con la que Ismael Serrano hace su pequeño gran homenaje a todas las mujeres, Hijas de Lilith.

¡Namaste!

 Copyright de Beatriz López, todos los derechos reservados. Menciona al autor al compartir.