Blog

¡Feliz verano!

Feliz, felicísimo verano de desconexión auténtica y regeneración,

de suave tempo y “dolce far niente”;

desbordante de alegría y de risas como cascadas de agua y luz;

empapado de serenidad, calma, de silencios, de soledad escogida;

de amaneceres preciosos y momentos imperecederos nutran nuestro tesoro;

de reencuentros inolvidables y tiempo compartido;

de puestas de sol y de largas noches estrelladas;

de libertad, de plenitud y de festivales para los sentidos;

de descubrimientos endulzando el camino y de belleza desbordante y desafiante inundándolo todo alrededor;

de sabiduría, lucidez y evolución constante,

de jugar hasta reconectar con nuestres niñes interiores;

de lectura y palabras, propias y ajenas, que coloreen el lienzo de nuestra alma y nos permitan viajar más allá;

de vivir el presente con toda la intensidad y entrega;

de coincidir con seres significativos que recorrerán a nuestro lado alguna etapa del viaje o que trenzarán sus pasos a los nuestros sin fecha de caducidad, personas bonitas que resignificarán nuestras vidas;

de contemplación, de meditación y de acción de gracias;

de naturaleza exultante, preciosa, vibrante, que nos devuelva a la unicidad, naturaleza que es esencia, raíces, alas y savia;

de sueños realizados y promesas de sueños por cumplir;

de arte e historia susurrando entre ruinas, catedrales, museos, callejuelas y rincones transpirando emociones casi imperceptibles;

de sensibilidad abierta de par en par, de “corazón por fuera”, sin miedos, ni límites, sin pudor, sin prejuicios, convocando la autenticidad y el atrevernos a ser;

de besos de océano y brisa, de espuma y fruta fresca, de hojas verdes y piedras preciosas, de luz y eco, besos como migas de pan sembrando el sendero;

de abrazos inmensos, de doble vuelta, intensos, resucitadores, acogedores, apasionados, protectores, dulces, abrazos como refugio y hogar, abrazos fundiendo cuerpos, abrazos que liberan y reconectan, abrazos de “ya no sé cómo expresarte todo y tanto que me haces sentir…”;

de fluir, de ser, de amar… impregnando cada gesto, justificando cada paso, dándole sentido a cada instante…

Feliz verano… consciente, sentido, vivido… ¡Verano feliz!