Blog

El amor es ser vulnerable o atreviéndonos a amar

Empieza la semana y con ella llega la primavera… época en la que parece que los corazones se desnudan del invierno y empiezan a abrirse como flores de cerezo…
Pues no se nos ocurre mejor manera que desafiándoos con esta deliciosa historia que nos tiente a impulsar el coraje de amar, a ser vulnerables porque sólo así podemos ser auténticos, a aferrarnos a esa tiritas propias y ajenas que siempre sanarán nuestras heridas, a seguir caminado con una sonrisa dispuestos a enamorarnos y reenamorarnos a pesar de los pesares, a inventar las llaves que aniquilen corazas, cajas fuertes y compuertas que nos protegen pero que también nos impiden sentir, fluir, vivir, a atrevernos aún los miedos porque sólo arriesgando tenemos opciones, a apostar por la felicidad transformando nuestra mochila de experiencias y nuestros enjambres de cicatrices en lecciones de esas que nos impulsan a ser la mejor versión de nostros mismos, a sentirnos capaces de proteger nuestro corazón con la mejor de las estrategias de protección… AMAR…

Quizás si estas viñetas pudiesen rimarse, elegirían estos versos…

CUANDO DESCUBRES QUE TE IMPORTA TANTO QUE DUELE MUY ADENTRO…

Refugio
Lejos, muy lejos,
de todo, de todos,… de ti.
Casi sin querer, en un descuido, tras la luna te escondiste.
Y allí, desde tan lejos,
todo flotaba ante tus ojos oscurecidos como en una danza incomprensible.
Simple espectador de tanta vida ajena.
Pequeños destellos incendiados de estrellas te rozaban suave, muy suavemente.
Pero nada importaba porque ya nada sentías.
Quisiste cerrarle el paso a tanto capaz de herirte,
a tanto capaz de abrirte profundas cicatrices en el alma,
que, sin apenas darte cuenta, te robaste el milagro de sentir
tanto capaz de hacerte volar, volar, volar.
(¿Sabes? Volar anestesia cualquier dolor por insufrible que sea…)
Pero, cuando nada te importa nada sientes… nada…
ni siquiera los susurros aterciopelados de la vida,
esos capaces de hacerte estremecer,
esos que justifican cada latido de nuestra existencia…
… pequeños tesoros…
una caricia furtiva, transgresora, a media luz, casi soñada,
un silencio dulce y cálido, envolvente como el más tierno de los abrazos,
una lágrima bella, terriblemente bella, derramándose en unos ojos repletos de mar,
una noche infinita, de azabache y miel, jardín de murmullos y luciérnagas, de misterio y de sol,
un deseo secreto, que gritarle a cada estrella fugaz, que quema, que da sentido,
una sonrisa cómplice, embriagadora, que nos arrastra sin remedio,
unas manos que, temblorosas, tatúan en un leve roce por siempre su tacto en otra piel,
unos pies descalzos, mariposas revoloteando, bailando seductores, poseídos, borrachos de amanecer,
una carta, como motor en la ausencia, suspirando tanto que nuestros labios callan,
una mirada encendida, misteriosa, arrebatadora, de esas que se clavan tan adentro,
unas palabras como lluvia, como tímido rocío, abonando insaciables nuestra soledad,
una canción, hechizo, duende que mece y arrastra hasta los sueños más inconfesables,
… un beso… miles de besos…

Tantos y tantos instantes mágicos, únicos, indescriptibles, de esos eternos al corazón,
que desde tu refugio más allá de la luz, en tu ausencia, en tu bloqueo,
en tu sin sentir, te transforman en un sin sentido.
Y aunque la vida, se empeñe en seducirte con su irresistible canto de sirenas,
te ataste demasiado fuerte a la oscuridad, tanto, que ahora, apenas puedes
romper las cadenas de este sin sentido. Asusta…
… Asusta demasiado…
Te condenaste al peor de los castigos.
Y sin sentir, sin sentido, sin vida, ya sólo frío, un frío insaciable que se te cuela hasta el corazón,
helándotelo, insensibilizándotelo,…, no sufres, pero tampoco amas,
Y si no amas, si no lo amas absolutamente todo, si no dedicas cada uno de tus latidos,
dime ¿qué sentido tiene?

Pero aún no es demasiado tarde.
Nunca, nunca es demasiado tarde. Nunca.
¡Arriésgate! No tengas miedo.
Cierra los ojos y salta, salta, salta, sintiéndolo todo, saboreándolo todo,
abrazándolo todo, TODO.

¡Vive!
Esas son las palabras mágicas

Beatriz

iTTARA-love-comic

Ilustración de Zenpencils.com

Copyright de Beatriz López, todos los derechos reservados. Menciona al autor al compartir.