Blog

“La danza de amor de las hadas”

El aroma de la receta

“Amar desde el corazón del alma es:
Aceptar que tienes alas.
Recorrer el laberinto y hallar la salida.
Tomarte las cosas a la ligera.
Sonreír a la vida.
Darte un beso en el espejo.
Amarte hasta lo más profundo.
Dar los buenos días a la vida.
Usar tus alas para ir al cielo.
Gritar al mundo que te amas.
Empeñarte en ser feliz.
Adorar cada pensamiento que tienes.
Saber que tú creas la realidad.
Atreverse a amar a los demás.
Amar de forma incondicional.
Saltar en las nubes de la dicha.
Correr por la espuma del mar.
Andar descalzo por la sombra de la estrella.
Recorrer el río de la vida.
Cantar que amas las diferencias.
Aceptar que todos vivimos en un mismo mar de energía.
Soñar con un mundo mejor.
Saber que los sueños se hacen realidad.
Conocer que eres magia.
Usar la magia que anida en tu corazón.
Abrazar a un desconocido.
Crear abrazos de ángel.
Llegar hasta el hada que hay en ti.
No temer nada.
Saber que la muerte física es la vuelta a casa.
Olvidar el rencor y perseguir el perdón.
Invertir el tiempo en incrementar el conocimiento y la sabiduría.
Amar sin cadenas.
Ser gaviota y disfrutar con ello.
Aprender a volar cada día más alto.
Recordar el propósito para el que la personalidad terrenal fue creada.
Añorar un amigo querido.
Vivir el presente.
Ser agradecido.
Saber que eres perfecto.
Honrar al sastre que te hizo el traje físico.
Disfrutar del campo de energía de Luz que eres.
Reír, reír y no parar de reír.
Ser optimista hasta la médula.
Confiar en que Dios siempre te dará de comer.
Saber que tienes una familia de almas gemelas.
Saber que los milagros existen.
Crear milagros pequeños, medianos y grandes.
Saber ver la bondad en los ojos de la gente.
Decidir por ti mismo.
Divertirte más cada año que cumples.
Ser responsable de tus actos.
Crear fantasías envueltas en papel de oro.
Tener una varita mágica y usarla.
Convertir en felicidad todo lo que tocas.
Vivir la vida a pleno pulmón.
Decidir ser feliz por encima de todo.
Bailar con las caracolas del mar.
Tejer un manto de emociones.
Mirar a los ojos de los demás y ser honesto.
Sentir el aire de la vida en el alma.
Recordarte que hay quienes creen en ti y te aman.
Enumerar nuestros dones y genialidades.
Sentir la conexión entre la Personalidad, el Yo superior y el Alma.
Saber que la vida es un círculo interminable de amor.
Saber que el círculo de la vida es luz.
Saber que eres único e irrepetible.
Vivir tu misión vital con alegría.
Ver el lado positivo de todo.
Danzar con los delfines.
Decir lo que sientes y piensas.
Decir a la gente que la amas.
Adorar tu esencia.
Dar gracias por estar en este maravilloso paraíso terrenal.
Sentir la magnífica aventura que es vivir.
Reconocer la belleza en los ojos de todo ser humano.
Mostrar amor incondicional a todo y a todos.
Vivir sabiendo que un día regresarás a casa.
Aceptar que uno crea su propia realidad.
Aceptar que uno elige a los actores de su obra.
Conocer el auténtico amor incondicional.
Amarse a uno mismo, ¡por fin!”

Rosetta Forner “La danza de amor de las hadas”

IMG_0341