Blog

¡Feliz verano! Consciente, sentido, vivido…

Para quienes estéis a punto de embarcaros en las vacaciones, para quienes tengáis la fortuna de estarlas disfrutando plenamente, para los que volvéis tras haberlas gozado (ánimo… seguro que todo será diferente… mejor), para quienes, cómo nosotr@s, seguimos trabajando aunque no renunciemos a viajar con el corazón junto a los que amamos y que en estos días recorren el mundo y sus parajes interiores…

Para todas, para todos…

Feliz, felicísimo verano desbordante de alegría;
empapado de la serenidad tan deseada, tan esperada, tan necesaria;
de amaneceres preciosos;
de momentos de esos imperecederos que enriquecerán nuestro tesoro;
de tiempo compartido;
de silencios y paseos infinitos;
de reencuentros inolvidables, de risas como cascadas de agua y luz;
de largas noches estrelladas;
de festivales constantes para los sentidos;
de descubrimientos y sorpresas endulzándonos el camino;
de belleza, belleza desafiante inundándolo todo alrededor;
de paciencia y suave tempo;
de sabiduría jugando al escondite con nuestra conciencia;
de juegos que nos devuelvan a nuestros niñ@s interiores;
de lectura y palabras, propias y ajenas que coloreen el lienzo de nuestra alma;
de crecimiento personal;
de puestas de sol haciéndonos estremecer;
de vivir el presente con toda la intensidad y entrega;
de tropiezos con seres mágicos que recorrerán a nuestro lado tan sólo alguna etapa del viaje o que trenzarán sus pasos a los nuestros para siempre, pero que sea como fuere seguro que cambiarán nuestras vidas tiñéndolas de un nuevo aroma;
de contemplación, de meditación, de oración y de acción de gracias;
de naturaleza preciosa, desafiante, vibrante, esencia y savia de nuestras almas;
de bailes en cualquier lugar, a cualquier hora, en cualquier condición, con música o al son de melodías danzarinas al cerrar los ojos y conectar con lo más auténtico de nuestro ser, dejándonos admirar o cómo si nadie nos estuviese viendo (bailad, bailad, bailad… dejad que vuestras almas vuelen “soñando con los pies”…);
de sueños realizados y promesas de sueños por cumplir;
de mil detalles que hagan de cada jornada un día especial;
de arte e historia susurrando entre ruinas, catedrales, callejuelas, rincones transpirando emociones aún tiritando casi imperceptibles;
de sensibilidad abierta de par en par, sin miedos, ni límites, ni fronteras, sin razón, sin control, sin pudor, sin prejuicio… libre por completo;
de ternura preñando nuestras manos, nuestras miradas, nuestra voz, nuestros gestos;
de besos melosos, de océano y brisa, de espuma y fruta fresca, de luz y eco, besos elocuentes, besos como migas de pan sembrando el camino;
de abrazos inmensos, intensos, resucitadores, generosos, sinceros, acogedores, cálidos, apasionados, protectores, dulces, íntegros, abrazos como refugio, albergue y hogar, abrazos eternos, abrazos fundiéndonos y confundiendo nuestros cuerpos, abrazos del alma, abandonándonos, entregándolos, liberándonos, reconectándonos, abrazos de perdón, de bienvenida, de agradecimiento, de ánimo, de consuelo, de acompañamiento, de felicidad, de entrega, de “ya no sé cómo expresarte todo y tanto que me haces sentir…”, de emoción, de luz, de vida, abrazos, abrazos, abrazos…;
de fluir, de ser, de amar… impregnando cada gesto, justificando cada paso, dándole sentido a cada instante…

Feliz verano… consciente, sentido, vivido… ¡Verano feliz!IMG_1409