Blog

¡Feliz 2018!

Fin de año… Año nuevo… ¡Y se abre la veda de los deseos!

Ojalá cada deseo que se formulase esta noche fuese de la mano de las acciones que los hiciesen posibles. Ojalá a cada ritual para conjurar cada sueño que esperamos que el nuevo año nos regale, viniese acompañado del ejercicio imprescindible de concretar qué vamos a hacer para conseguir alcanzarlo y comprometernos firmemente con poner todo de nuestra parte. Porque no hay año nuevo, ni velas, ni uvas, ni campanadas, ni magia, ni destino, ni Universo, ni guías, ni vida ni siquiera dios alguno, nada ajeno a nosotr@s que pueda hacer realidad lo que ansiamos sin nuestra colaboración. Sólo nosotr@s podemos lograr aquello que anhelamos dando todos los pasos necesarios, precisos y oportunos, y que nadie puede dar por nosotr@s. Y, aún así, no hay garantía, ni aval, ni certeza… porque no siempre lo que queremos es lo que nos conviene. Pero si se ajusta a nuestro propósito de vida, todo lo que hagamos, que no sea desear y sentarnos a esperar, nos acercará irremediablemente.

Sí, nos bombardean con mensajes de que podemos conseguir lo que nos propongamos y serán profecía de autocumplimiento siempre que nos responsabilicemos total y absolutamente de trabajar, esforzarnos, luchar y construir. Sí, claro que creer y confiar son esenciales, pero apostando firmemente por CREAR, e incluso CO-CREAR.

Por eso, hoy os queremos invitar a transformar el empeño de que el 2018 sea en un año repleto de bendiciones en un desafío: descubrir qué podemos hacer para que así sea. Pregúntate a cada cosa que pidas “¿qué voy a hacer para conseguirlo?”. Porque, si asumimos que no hay más magia que nuestra voluntad, nuestra fuerza, nuestra confianza, nuestro valor, nuestra determinación e incluso nuestra fe (entre otras muchas capacidades que poseemos, conscientes o inconscientes) y actuamos en consecuencia, tendremos el poder ilimitado que nos da SER nuestra propia MAGIA. Si convertimos los DESEOS en PROPÓSITOS y los maridamos con las ACCIONES precisas, el porcentaje de éxito en la consecución de los mismos se multiplicará exponencialmente… y, además disfrutaremos por el camino fortaleciéndonos y empoderándonos sabiendo que lo habremos dado todo, sincronizando pensamos, emoción y acción como hechizo infalible. Empecemos, pues, a caminar en coherencia hacia lo que deseamos porque, cuánto más cerca estemos más posibilidades hay de que lo que esperamos atraer llegue.

Así que, desde ittara, os deseamos con el corazón que asumáis las riendas de vuestros sueños y que os atreváis a hacerlos realidad para sentir que “vivís todos los días de vuestra vida”.

¡Feliz 2018 consciente, sentido, compartido y vivido!